Tabúes

sobre el masaje

¿Tienes que hacerte un masaje y te surgen algunas dudas? En Mayura te lo explicamos bien claro para que no pases un mal rato y disfrutes de tu masaje.

mayura espai

695 693 503

Tabúes sobre el Masaje

0 Flares 0 Flares ×

En este artículo vamos a hablar de algo que muchos de los “usuarios” de masajes se han planteado alguna vez. Asimismo para la gente que nunca ha recibido un masaje serán también de utilidad estas preguntas y respuestas comunes y que a veces no nos atrevemos a plantear a nuestro terapeuta.

Ante todo debemos tener claro que el masajista es un profesional con experiencia y que se ha encontrado con muchas situaciones de todo tipo, cuyo trabajo se centra en el contacto sobre el cuerpo del paciente. Por ello pueden surgir pensamientos o situaciones que debemos tomar con la máxima naturalidad y confianza.

Abordemos pues estos “tabúes” dando respuesta a algunas cuestiones que nos plantean algunos pacientes:

1. Me resulta incómodo desnudarme en la consulta ¿Tengo que estar completamente desnud@ para recibir el masaje?

La respuesta es NO. Evidentemente para muchos tratamientos llevar ropa puede interferir en el resultado del masaje terapéutico.

masajes y tabúes 1

Por ello lo ideal, a nivel de resultados, es que el terapeuta pueda aplicar el producto y realizar las técnicas necesarias sin ropa. Puedes estar completamente desnud@ bajo la toalla o sabanilla para evitar que tu ropa se manche y aprovechar al máximo las técnicas del/la masajista, también con tu ropa interior o con un pantalón corto por ejemplo e incluso vestido totalmente, aunque no es lo aconsejable por razones obvias. En Mayura Espai disponemos de ropa interior desechable por la comodidad que ello supone y nunca tendrás que desnudarte o vestirte en presencia del terapeuta. Ten también en cuenta que solo se destapa la zona que se está trabajando, por lo que es difícil que te sientas totalmente desnud@ frente al profesional. Lo importante es que el paciente se sienta cómodo y disfrute del tratamiento, así que solo es cuestión de hablarlo con total confianza con tu masajista, él o ella se adaptará a tus necesidades.

Sobretodo nunca olvides que un terapeuta manual ve los cuerpos únicamente desde una perspectiva sanitaria y profesional. Nuestro trabajo consiste en la aplicación responsable de técnicas a músculos, ligamentos, articulaciones y tejido conectivo, como medio para mejorar el bienestar del paciente y no para juzgar su cuerpo.

 

2. Nunca sé si hay que dar propinas o no.

Si no sientes la necesidad de dar una propina por el servicio, no lo hagas. Bien sea por insatisfacción o simplemente porque no te lo puedes permitir, no estás obligado/a a ello.

masajes y tabúes 2

Existen centros como Spas o balnearios donde se hace casi necesario este complemento a la remuneración del profesional, pero no en centros como el nuestro. Obviamente si el resultado de tu tratamiento supera tus expectativas y sientes la necesidad de reconocerlo en forma de propina, siempre es una motivación para el terapeuta.

 

3. Soy muy sensible a las cosquillas ¿Qué debo hacer?

masajes y tabúes 3Es posible que esto ocurra ya que hay muchas personas con hiper-sensibilidad al tacto en algunas zonas, provocando incomodidad y sienta ganas de reír de forma incontrolada. Si es así no dudes en comentarlo al masajista antes de iniciar la sesión para que éste aplique otras técnicas o variaciones para evitar la cosquilla.

No tengas reparos en expresarlo con naturalidad ya que es algo que suele ocurrir y tiene fácil solución.

4. ¿El masaje tiene que doler?

masajes y tabúes 4

No necesariamente. Todos tenemos un umbral de dolor diferente y según la patología y zona a tratar puede ser algo molesto, pero no doloroso por necesidad.

El profesional trabajará su intensidad en función de cómo ve la situación y el tipo de persona. Obviamente no se trabajará con la misma intensidad una paciente de 70 años con fibromialgia que un deportista en un masaje pre-competición. Asimismo un masajista corpulento puede realizar un masaje relajante y una chica terapeuta puede tratar un masaje en profundidad a un deportista.

No hay que olvidar que el trabajo del terapeuta no es el de un torturador y que la comunicación sobre la camilla también es posible. Ante una mueca o gesto de dolor, el terapeuta bajará la intensidad de la manipulación que esté realizando. En ese momento probablemente te explicará el motivo o la causa de ese dolor muy localizado (generalmente contracturas) y actuará en consecuencia, es decir que si hay una contractura y es posible deshacerla quizás te molestará al principio para luego sentir una mejoría.

Por tanto, el masaje no tiene que doler para ayudar. El paciente debe saber que puede obtener los beneficios terapéuticos de un masaje relajante, que no duele, o puede buscar opciones de masaje más profundas, que pueden llegar a causar algunas molestias. Haz saber con total confianza a tu terapeuta con qué técnicas te sientes bien y con cuáles no.

No olvidemos que el objetivo del masaje es invitar a tu cuerpo a relajarse, reducir el dolor, aumentar el bienestar y flexibilizar los músculos.

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *