insatisfechos

crónicos

Si crees que tu felicidad depende de tener más y más...para un momento, respira y lee este artículo porque te interesa.

Mayura Sitges

695 693 503

Insatisfechos Crónicos

0 Flares 0 Flares ×

La mayoría de personas andan por la vida buscando la tan ansiada felicidad y debido al déficit de educación emocional nuestras actitudes y comportamientos se basan en conseguir, tener, acumular y, dependiendo de la experiencia en los resultados obtenidos, determinamos si gozamos de bienestar o malestar. La denominada cultura del consumo, basada en el sistema capitalista dónde nos hemos educado, nos empuja a competir para conseguir el supuesto estado de confort y placer.

Esta disputa continua de abastecernos de estímulos externos que nos llenen nuestro vacío interno se convierte, una vez más, en un despropósito. Porque el ser humano actual con el pretexto de intentar ser feliz, no vive, sino que sobrevive; y sinceramente, creo que aún vivimos bastantes años teniendo en cuenta como nos vamos auto-aniquilando poco a poco con actitudes como el victimismo, la inseguridad, la desconfianza, la angustia, ansiedad y impaciencia.

Todas estas conductas negativas las vivimos diariamente de forma espontánea y las calificamos como normales, sin tan solo reflexionar sobre el hecho de lo perjudiciales que son para nuestra salud física y emocional. Al igual que tomamos los muchos complementos vitamínicos anunciados por las grandes empresas protectoras de la salud (por supuesto que el sistema capitalista no tiene nada que ver……!!!), ¿por qué somos incapaces de aprender a gestionarnos mejor?, ¿por qué rechazamos, a priori, metodologías naturales que nos pueden ayudar?. Somos impacientes. Queremos algo rápido para satisfacer nuestro interior inconsciente, lleno de miserias, miedos, inseguridades y frustraciones. Ese interior o inconsciente que lo obligamos a vivir en el limbo de la ignorancia, es el que no nos atrevemos a rescatarlo para ver cuántas vergüenzas propias nos cuenta.

“La realidad no existe, es la lectura que tu mente hace sobre lo que te pasa, y cuando esa realidad no se ajusta a tus planes y a tus expectativas aparece la insatisfacción”

Está claro que ninguno de nosotros/as elegimos adoptar la actitud de la impaciencia, ya que surge espontáneamente, pero ¿por qué no nos esforzamos más en comprender que las circunstancias que provocan esta impaciencia no son reales? La realidad no existe, es la lectura que tu mente hace sobre lo que te pasa, y cuando esa realidad no se ajusta a tus planes y a tus expectativas aparece la insatisfacción. “Qué lento/a que es! cómo puede ser que no me coja el teléfono?”, “esto es urgente -lo quiero para ya!!” “que abran otra caja en el supermercado”…. Cualquiera de estas frases forman parte de un contexto de tu realidad, de unos sucesos no deseados que te perturban pero que no dependen de ti, y como ves que no puedes hacer nada para cambiarlos, adoptas el rol de víctima y te irrumpe la incapacidad, la ira y la queja continua (todo y todos tienen la culpa de tus circunstancias).

La creencia o patrón de pensamiento limitante que nos condiciona nos hace creer que cuando me impaciento es porque hay algo en el momento presente que no me gusta, y creo que estoy perdiendo el tiempo, ya que, lo que estoy viviendo ahora no me proporciona bienestar y debo encontrarlo en otro lugar. ¡Por lo tanto tengo prisa por satisfacerme!

“Cuando el bienestar interno existe, eres capaz de escoger qué actitud tomar en cada circunstancia, aceptar que lo que te sucede no siempre depende de ti, pero que si puedes elegir cómo reaccionas ante esa realidad”

Si tu bienestar o felicidad dependen de todo lo que quieres que te ocurra (expectativa), lo que quieres tener (para sentirte aceptado) y lo que quieres sentir (para evitar dolor), ¡ya te aseguro que jamás lo serás!. Si eres de los que funcionas con esta creencia limitante te aconsejo que revises tu interior, porque es evidente que no te sientes bien contigo mismo/a. Cuando el bienestar interno existe, eres capaz de escoger qué actitud tomar en cada circunstancia, aceptar que lo que te sucede no siempre depende de ti, pero que si puedes elegir cómo reaccionas ante esa realidad.

Virginia Picó
Psicoterapeuta, Coach en desarrollo personal y relaciones afectivas, Kinesiologa

0 Flares Facebook 0 Twitter 0 Google+ 0 0 Flares ×

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *